Aquí, ahora, juntos: un tiempo para la reflexión y la introspección

A raíz de toda la incertidumbre actual y la energía caótica que está zumbando en todo el mundo, es fácil consumirse en forma negativa. 

Entre las tasas de contaminación cada vez mayores, los decretos que cambian rápidamente que prohíben algunas de las libertades que hemos dado por sentado (es decir, surf, comprar cervezas, reuniones sociales en lugares públicos, comunidad clases de yoga), la ansiedad que acompaña a la compra de alimentos, y al ver cómo millones de personas acumulan cosas como papel higiénico y carne, es comprensible que se sienta angustiado. 

Pero si sobrellevamos esta pandemia en un estado de negatividad, nos estamos haciendo un flaco favor a nosotros mismos y al mundo al perder el panorama general. 

Colectivamente, como seres humanos, hemos vivido durante generaciones como si fuéramos dueños de la Tierra y que sus recursos son infinitos. Actuamos como si nuestra vida fuera superior a cualquier otra criatura viviente. Nos comportamos como si fuéramos indestructibles. Vivimos como si siempre hubiera un mañana, y que nuestro trabajo, dinero, posesiones materiales y presencia en las redes sociales tienen prioridad sobre la salud, la familia, el medio ambiente y la felicidad real. 

Cuando nos vemos obligados a pasar tiempo con nosotros mismos y nos alejamos de nuestra norma, es posible obtener una perspectiva más clara de lo que es realmente importante y lo que debe cambiar dentro y colectivamente. Para muchos, pasar tiempo solos o más confinados de lo habitual es difícil al principio porque no estamos acostumbrados. Pero debemos recordar que la relación más importante es nuestra relación con nosotros mismos, y tal vez esa sea la relación que se ha descuidado durante demasiado tiempo. 

Si tienes la suerte de tener un hogar en el que te sientes seguro por dentro, tienes los suministros básicos para sostenerte por un tiempo sin salir y tienes el apoyo de amigos y familiares, entonces lo mejor que puedes hacer es simplemente ser y dejar ser; no puedes controlar lo incontrolable. Y mientras todo esto se desarrolla como va a suceder, este tiempo puede usarse para reflexionar y reconectarse. 

Si bien nos han instado a distanciarnos socialmente, ya se ha hecho evidente que estamos cada vez más conectados que nunca. Muchos de nosotros en realidad estamos levantando el teléfono y poniéndonos al día con la familia; estamos chateando por video en vivo con grupos de amigos que hace mucho que hemos visto sus caras para enfrentar el aislamiento físico; hacemos ejercicio en nuestras salas de estar, jugamos y hacemos manualidades; nos estamos tomando el tiempo para preparar comidas y hornear galletas; estamos bebiendo más agua. 

Nos estamos despertando lentamente. 

Y aunque los tiempos venideros sin duda serán un desafío para todos de diferentes maneras, cambiar nuestra mentalidad consciente de puramente negativa a positiva es un poderoso mecanismo de curación y afrontamiento. Debemos consolarnos sabiendo que estamos juntos en esto. ¿Cuándo fue la última vez que el mundo entero estuvo básicamente en una página similar? Y siempre que todos cumplan con las advertencias de seguridad, superaremos esto de alguna manera, de alguna manera, algún día. 

Mientras tanto, encuentre consuelo en su espacio. 

Encuentra la paz en un lugar al que quizás no hayas accedido en mucho tiempo. 

Encuentra la positividad en el presente. 

Encuentra sanación en tu hogar. 

Y de todo RipJack Inn familia, estamos enviando nuestro amor y luz a todos y cada uno de ustedes.

es_CRSpanish

Políticas y procedimientos de Covid 19